Ronnie Williams

Guitarrista y cantante (?), Ronnie fue el que presentó a Zappa a Paul Buff, dueño del estudio de Cucamonga, y colaboró con ambos en algunas grabaciones, como el single de The Masters, que llevaba un tema compuesto por Zappa y Ray Collins, "Breaktime". Según "Let's Make The Water Turn Black" (1968), se unió al ejército. Más tarde volvió a aparecer en 1975 en una actuación de Zappa pidiendo la 'canción sobre los mocos'. Ronnie tenía extrañas aficiones junto a su hermano Kenny, y la canción trata sobre eso.
Zappa cuenta la historia completa en The Real Frank Zappa Book (p. 85-87):

"Let's Make the Water Black" era una historia real sobre dos hermanos, Ronnie y Kenny Williams, una pareja de músicos que conocía en 1962 durante la primera era de Paul Buff/Pal Records (fue Ronnie quien me presentó a Paul).
Es difícil describir a estos tíos, su familia y sus 'hobbies' -la mayoría sonará a ficción- de todos modos, quiero aseguraros que todo esto ha sido documentado en cinta, con sus propias palabras.
La familia era de Arkansas. El padre (Dink) vendía muebles en San Bernardino, pero, en otros tiempos, tocaba 'huesos' y 'cucharas' en un espectáculo juglaresco. Para revivir los días dorados de años pasados forzaba, de vez en cuando, a sus hijos a acompañarle (Ronnie a la guitarra, Kenny al trombón) en una recreación en el salón de un número juglaresco llamado "Lazy Bones".
Los chicos normalmente encontraban en esto un inconveniente, ya que estaban fascinados por, y constantemente perfeccionando nuevas técnicas para, El Varonil Arte De la Quema de Pedos. Kenny me explicó que era científico, que demostraba (esto es una cita real) la "Compresión, ignición, combustión y escape".
No me acuerdo del nombre de la madre, pero era una mujer agradable y trabajadora que ayudaba a pagar el alquiler haciendo de camarera en un local llamado Ed's Cafe, en Ontario.
Ronnie asistía al instituto en Chula Vista, un suburbio de San Diego, y lo dejó en el segundo año. Mientras iba a clase, conseguía monedas sueltas vendiendo 'vino de pasas' casero a los chicos de clase.
Era una mala confección, hecha de pasas, levadura, azucar y agua, luego fermentado al sol (por al menos un par de días) en cuencos en el tejado de la vieja casa familiar. (Si lo intentas por ti mismo, recuerda, como Ronnie explicó una vez: "Esperas a que las pasas se hinchen hasta el tamaño de las moñigas de ciervo...")
Esto finalmente le trajo problemas cuando, en un intento de elevar el nivel de octanaje de su producto, construyó una destilería en el patio trasero, y explotó.
Siempre profesional, llevaba un grueso libro de 'recetas' para nuevas y excitantes bebidas. Lo llamaba LA MACHA. Cuando finalmente confiaba en mi lo bastante como para mostrarme su obra maestra, le pregunté, "¿Por qué lo llamas 'LA MACHA'?"
Tragó un poco de flema y dijo, "Porque me recuerda a 'la Mafia', ju, ju..."
Después de la explosión, la familia se mudó a Ontario, California. Kenny fue arrestado por algo (no sé qué) y fue a un 'reformatorio'. En entrevistas grabadas se refiere a esta experiencia diciendo: "Cuando estaba en el internado..."
Así que, mientras Kenny estaba en el 'internado', Ronnie y su amigo Dwight Bement (eventualmente saxofonista tenor de Gary Puckett and the Union Gap) tenían casi toda la casa para ellos solos. Los dos padres trabajaban, así que los tíos estaban en el Cielo de los Marginados, pasando los días jugando al póker en la habitación de Ronnie.
Durante las partidas (no podemos estar seguros de cómo empezó esta parte), comenzaron una competición de 'untado de mocos', en la ventana junto a la cama. La ventana finalmente se quedó opaca. Un día, la madre metió la cabeza en la habitación y se puso histérica, exigiendo que se quitara inmediatamente la escarcha. De acuerdo con Ronnie: "Tuvimos que usar Ajax y un cuchillo para quitar las malditas cosas".
Eventualmente, Kenny volvió del 'internado'. Por alguna razón no quería quedarse en la casa, y tomó residencia en el garaje, con Motorhead (esto fue antes de que Motorhead se mudara conmigo).
Era invierno cuando vivían allí fuera y, ya que no había lavabo en el garaje -y no deseando desafiar a los elementos- los muchachos se aliviaban por la noche en uno de los capazos de la madre, alineados en la pared del garaje, esperando la instalación de los frutos enlatados en casa de la próxima temporada.
Pues, Ronnie no era el único jugador de cartas de la familia, a Kenny también le gustaba jugar, y en unas pocas de esas frías noches de invierno, Kenny y Motorhead organizaron algunas partidas para los otros tíos divertidos del vecindario. Finalmente, la cerveza hizo efecto, y todos empezaron a ir hacia los capazos.
Los capazos no se vaciaban, se guardaban como 'trofeos'.
Muchas partidas más tarde, a los chicos se les acabaron los capazos. La solución a este problema vino en forma de un gran cuenco de barro (como el que Ronnie usaba para ver hincharse las pasas).
En una festiva ceremonia, todos los capazos fueron vaciados en el cuenco, para ver cuanto pis había allí ["¡Guau! ¡Mira eso! ¡Estamos meando un montón! ¡Jesucristo, cuánto pis tenemos aquí! Ja ja ja..."]
Finalmente, Kenny volvió a la casa, y Motorhead se mudó conmigo. Un día, unos pocos meses más tarde, Motorhead visitó a Kenny y, sólo por los viejos tiempos, le echó un vistazo al cuenco del garaje. Levantando la tabla que lo cubría, contemplaron varios 'invitados' nadando en el pis, 'cosas' desconocidas que parecían como renacuajos.
Kenny pescó uno de ellos y lo puso en el mostrador. Tenía cola, y una cabeza que Kenny describió como "un poco más grande que tu dedo meñique, blanco, con un punto negro en medio..."
Motorhead lo empujó con la uña y "salío una cosa clara". Orgullosos de su descubrimiento científico, informaron a Dink. Entonces el perplejo vendedor de muebles les dio instrucciones de "¡tirar todo el cuenco por el lavabo!", que es lo que hicieron, y hasta este día, amigos, en algún lugar en las profundiades del sistema de alcantarillado de Ontario, horribles bichos de gelatina que se mueven gorgotean y se multiplican, esperando su momento de 'rotación heavy' en la MTV.

Albumes en que aparece:

 

© Román García Albertos
donlope@ono.com
2001-12-17