El Senado realizó una encuesta sobre la inmoralidad del rock

Frank Zappa usa la voz de senadores norteamericanos en su último disco

Albert Mallofre
La Vanguardia, 25 de octubre de 1985, p. 38

Siete senadores de los Estados Unidos prestan su voz —grabada sin su conocimiento y presumiblemente contra su voluntad— en el próximo disco del siempre polémico Frank Zappa, que compareció recientemente ante el Senado americano por una encuesta sobre posibles ofensas a la moral contenidas en el texto de sus canciones. ¿Es una venganza? ¿O una simple tomadura de pelo?

Nada menos que siete honorables miembros del Senado de los Estados Unidos protagonizan la grabación del tema titulado “Las guerras porno”, de 12 minutos de duración, dentro del próximo álbum “Frank Zappa contra las Mothers of Prevention”. En este registro aparecen las voces de los senadores, algunas de ellas maliciosamente distorsionadas, pronunciando frases condenatorias de las canciones de Frank Zappa.

—Se han situado en una posición desproporcionada de la realidad —ha manifestado Zappa en una entrevista, respecto de los senadores, ante los que tuvo que comparecer recientemente para responder de una encuesta por ofensas a la moral.

De hecho, el contencioso del Senado se dirige a las canciones rock en general, y ha sido instado por la entidad Parents Music Resource Center, que desarrolla una vasta campaña a varios niveles contra “el sexo, la violencia y las drogas” en la plataforma concreta de la música rock.

Los senadores que más duramente censuraron las supuestas obscenidades de Frank Zappa se podrán escuchar ahora, con su propia voz, convertidos en de un insólito vehículo de promoción del próximo disco de Frank Zappa y cooperando a su mayor difusión popular, por inesperada vía indirecta.

¿Ha sido una venganza, por parte de Frank Zappa?

—Nada de esto —ha contestado él mismo—. Es simplemente arte y poesía. Es un “collage” en el que juegan varios elementos descriptivos, con la técnica de la música concreta, perfilando un retrato cubista del Congreso en acción.

Otra cuestión será la de posibles problemas legales para los editores del disco, por utilizar voces reales de personas determinadas, sin su permiso. Zappa aduce que consultó antes con un abogado y está convencido de que se encuentra dentro de la legalidad. Las voces fueron programadas por un sistema de teclado digital computerizado, que le permite usar las voces previamente grabadas, pasándolas a cualquier tesitura, “desde el registro “gorila”, hasta el de “carnero””, según palabras del propio Zappa, quien de paso declara que nunca tuvo intención de satirizar los puntos de vista de los senadores americanos.

—Sólo pretendo ofrecer una pequeña selección de las frases más divertidas que se pronunciaron en la comparecencia y fijarlas en un marco donde puedan tener un significado para el consumidor de música rock, que tal vez así se dé cuenta de qué clase de gente se sienta en los sillones decisorios, allá en Washington. Después de todo, quizás un mejor título para toda esta historia hubiera podido ser “El Congreso devora la juventud”.

Mientras tanto, algunos observadores opinan que Frank Zappa se ha de valer de estos recursos para llamar la atención cuando se encuentra en el declive y sus discos tienen escasa salida.

 

donlope@ono.com
2008-11-10