Frank Zappa huye de la música clásica y se dispone a divertirse con el concierto de esta noche

Solícito y formal, el célebre rockero dialogó ayer con los informadores

Albert Mallofre
La Vanguardia, 19 de septiembre de 1984, p 31

Rápidamente, entre el avión que le trajo y el Angel Casas Show que le esperaba, Frank Zappa se entretuvo en un salón de su hotel con los medios de comunicación. Serio, conciso, riguroso y formal, el famoso rockero contestó solícitamente todas las preguntas.


Zappa, durante la rueda de prensa de anoche (foto: Salvador Sanjuán)

Frank Zappa se encuentra ahora inmerso en una gira mundial, que él llama “del XX aniversario” porque, en efecto, es en cierto modo conmemorativa de su permanencia en el mundo de la música rock. Permanencia que, sin embargo, ha tenido últimamente un paréntesis de un par de años durante el cual ha proyectado sus actividades hacia otros campos de la cultura, escribiendo libros, pronunciando conferencias y cultivando la música de concierto dicha “clásica”.

—¿Por qué vuelve ahora a los escenarios? ¿Echaba de menos el halago de la popularidad?

—He vuelto a los escenarios de rock porque me aburría mucho. Además, he visto que la gente que rodea el ambiente de la música “clásica”, al menos en Norteamérica, es bastante
desagradable.

—¿Y vuelve para divertirse a sí mismo o para divertir al público que le escuche?

—Básicamente nos divertimos nosotros, mientras actuamos. Y el público se puede divertir también, en la medida en que entienda lo hacemos.

—¿Y esa gente aburrida y desagradable que ha conocido durante estos dos años, no va a sus conciertos para divertirse con usted? Me refiero a personas como Pierre Boulez, por ejemplo, que ha dirigido últimamente alguna de sus obras.

—Sí, Pierre Boulez ya venía a mis conciertos desde antes. Y creo que sí que se divertía. Pero él no es de las personas desagradables.

—Su música, que siempre ha sido excelente, le habrá granjeado respeto pero ¿cree que toda la anécdota de su entor no, que a menudo ha rayado en el escándalo, ha ayudado a incrementar su popularidad? En otras palabras, ¿ha sabido hacer su música más comercial por medio del escándalo?

—No creo que sea tan popular. Además, esta “anécdota” que dice que me envuelve, puede haber ayudado a ampliar información pero en todo caso me parece que aquel que compre un disco mío será para escuchar la música, que es lo único que hay entre el disco y él.

—Pero... ¿y en los conciertos? Siempre ha procurado “amenizarlos” con elementos extramusicales.

—Porque pretendo entretener. No me interesa trascendentalizar mis actos ni sentar cátedra ni rnagistralizar nada. Por tanto, si puedo aumentar la diversión, no lo descarto. Y me parece que si con estas cosas el público se divierte, además de escuchar la música, pues mejor. En mis shows actuales utilizo varios gags con elementos inhabituales y además hay coreografías y cosas así, creo que con resultados positivos.

Se ha perdido un farmacéutico

—Segun se dice en las biografias, Frank Zappa nació en 1940 y se convirtió en una de las figuras mas caracterizadas del rock americano, viviendo su juventud en aquellos años 60 tan propicios. ¿Hubiera sido lo mismo ahora, de haber nacido en 1960?

— No, seguro que no. Si hubiera nacido veinte años más tarde, yo no sería siquiera músico.

—¿Que sería?

—Químico. O farmacéutico. Puede estar seguro.

—Pero no todos los Zappas músicos son de su generacion.

Disco inspirado en música del siglo XVIII

—Sí, supongo que se refiere a Francesco Zappa, un músico parece que de origen italiano, milanés, que fue maestro del duque de York en la segunda mitad del siglo XVIII y que vivió también en Holanda y en Francia. Escribió música entre 1766 y 1788 y fue el primero en su tiempo que dio conciertos en gira. Me ha interesado mucho este personaje, que tal vez fuera uno de mis antepasados, y pude encontrar una partitura manuscrita suya, así que la introduje en mi computadora y de la música resultante he hecho un disco que saldrá dentro de muy poco.

Por de pronto, será interesante escuchar hoy mismo la música que ha escrito el Francesco (Frank) Zappa del siglo XX, que empezó a componer justo doscientos años más tarde que su antecesor y que se ha inscrito ya como una de las manifestaciones musicales más exactamente representativas de las corrientes de su tiempo.

 

donlope@ono.com
2008-11-10