Road Tapes, Venue #1

Road Tapes, Venue #1

por Román García Albertos

Primeras impresiones

2 de diciembre de 2012

El penúltimo disco de Zappa ya llegó. Publicado por Vaulternative Records (VR 20122) el 7 de noviembre de 2012 (bueno, ésa es la fecha en que comenzaron a enviarlo por correo desde Barfko-Swill/MusicToday, única forma de conseguirlo por el momento), y de título confuso:

En la portada se lee:

Frank Zappa
Road Tapes
Kerrisdale Arena, Vancouver B.C.
25 August 1968

En el lomo:

Venue #1
Road Tapes
Frank Zappa

En los CDs:

Zappa
Road Tapes
Venue #1
Vancouver BC

Supongamos que el nombre completo del disco es: "Frank Zappa—Road Tapes—Venue #1—Kerrisdale Arena, Vancouver B.C.—25 August 1968", y abreviémoslo como: "Frank Zappa—Road Tapes, Venue #1".

La presentación es muy sencilla: una caja de plástico de las de siempre y un tríptico con un texto de Gail explicando de qué va la nueva colección.

En la portada, una llameante ilustración de Joseph Carter, que en la contraportada se convierte en un escenario llameante, y el nombre de la serie escrito aparentemente por un Ralph Steadman —el mismo artista que realizó la portada de Have I Offended Someone? (1997) y habitual colaborador de Hunter S. Thompson— sin acreditar, o un imitador cuidadoso. El diseño general viene a nombre de Keith Lawler, colaborador habitual del ZFT en los últimos años.

Detrás, una foto de la actuación en Berlín en octubre de 1968 y dentro, además del texto, dos sellos de Thomas Jefferson y un sello con la cara de Zappa en una foto de las sesiones de Freak Out! (1966). Los CDs llevan una fotografía de lo que presuntamente es la cinta original y el inlay una foto de Diva (la única fotógrafa acreditada en el disco) de la caja de la cinta original con la palabra "VANCOUVER" escrita a mano por el propio Zappa.

Según los créditos de la contraportada, éste es el disco oficial número 92 (aunque en realidad es el 93, ya que Understanding America, el disco oficial número 93, se publicó una semana antes).

La colección se llama "Road Tapes" (cintas de carretera) y Gail explica que la inspiración viene de un texto de FZ en la serie You Can't Do That On Stage Anymore, donde explicaba que antes de tener su propia unidad móvil, la única forma de grabar conciertos con calidad era en grandes ciudades como Londres o Nueva York, donde hubiera disponible el equipo apropiado, con la desventaja de que había otras actuaciones formidables en otros lugares que sólo quedaban grabadas precariamente en cintas de dos o cuatro pistas. Pues ésta es una de esas grabaciones.

La grabación se realizó en la sala Kerrisdale Arena de Vancouver, en la Columbia Británica de Canadá, el 25 de agosto de 1968, justo después de que el cantante Ray Collins abandonara The Mothers Of Invention definitivamente y poco antes de que el grupo partiera hacia su segunda gira europea, durante la que se grabó el álbum Ahead Of Their Time (1993).

El grupo en ese momento lo formaban FZ, guitarra y voz; Don Preston, teclados; Ian Underwood, teclados y maderas; Bunk Gardner, maderas; Motorhead, saxo barítono; Roy Estrada, bajo y voz; Jimmy Carl Black, batería y voz; y Art Tripp, batería y percusión.

Sacamos el primer disco de la caja y a ver qué suena...

La cosa empieza con Zappa intentando explicar al público asistente los gestos que hace con las manos para dirigir al grupo, en lo que han titulado "The Importance Of An Earnest Attempt (By Hand)", es decir, algo así como "La importancia de un intento serio (a mano)".

De ahí pasamos a "Help, I'm A Rock", con oferta de corte de pelo incluida, y enlazamos con la por entonces inédita "Transylvania Boogie", en versión similar a la aparecida en Ahead Of Their Time (1993), grabada muy poco después.

En "Flopsmash Musics" (algo como "Músicas de fracaso total", haciendo un juego de palabras con "Smash Hit", supongo) volvemos a escuchar a The Mothers Of Invention improvisando a las órdenes de Zappa.

Sigue "Hungry Freaks, Daddy", cantada por Zappa, con una orquestación de vientos muy interesante y un aire más cabaretero en el puente (o como se llame la otra parte).

Después, en la primera pausa que hay desde que empezó la cosa, Zappa introduce "The Orange County Lumber Truck" diciendo que van a tocar una pieza larga compuesta de fragmentos conocidos y otros no tanto, y que luego volverá a hablar y que luego volverán a hacer más música, y así sucesivamente.

Como es habitual, aparte de la propia "The Orange County Lumber Truck", en aquel momento todavía inédita, durante los veinte minutos que dura la pieza también podemos escuchar "Let's Make The Water Turn Black" y "Harry, You're A Beast" de We're Only In It For The Money (1968), y "Oh No", de Lumpy Gravy (1968), discos ambos que acababan de salir, aunque no sé si al público le daba tiempo a reconocerlas, en unos casos sin letra y en otro sin orquesta.

A continuación Bunk Gardner nos explica cómo fueron sus inicios en el mundo de la música, y así descubrimos de dónde sacó Zappa el nombre de la señorita Snodgrass que aparece en "The Adventures Of Greggery Peccary".

El segundo disco empieza con la clásica "Trouble Every Day", o por lo menos lo que se pudo grabar de ella (debió coincidir con el momento de cambiar de cinta, y falta un buen trozo). Un portazo para cubrir el salto y llegamos a la estrofa final y al solo de armónica (probablemente de Motorhead).

Sigue "Shortly", que en realidad es "Holiday In Berlin, Full Blown", pero todavía faltaba un par de meses para que tocaran en Berlín y la pieza se ganara su nombre definitivo.

Sin solución de continuidad vienen "Pound For A Brown" y "Sleeping In A Jar" en sendas versiones bastante escuetas, sin las largas improvisaciones habituales, y a continuación...

"Oh, In The Sky," la joya del disco. Sobre todo porque es la primera vez que la canción se edita en un disco oficial. Y la versión está muy bien, con Roy Estrada dándolo todo para cantarle a un búho nocturno.

Zappa da las buenas y el grupo se despide.

Y vuelven, pero Zappa avisa que van a tocar su "número especial" para que la gente que ha acudido al concierto no tenga ganas de oírles nunca más. Entonces cuenta una anécdota sobre un concierto de música de Varèse que organizaron en Canadá con asistencia del compositor, todo para introducir la versión de "Octandre" que solía hacer el grupo en aquella época, y que resulta ser otra novedad en la discografía oficial de Zappa.

(Esto nos recuerda que seguimos esperando la edición de The Rage And The Fury, el disco de interpretaciones de piezas de Varèse que Zappa grabó con el Ensemble Modern en 1993 y que vienen anunciando desde no mucho después.)

A pesar de todo el público quiere más, y Zappa, agradecido por una "respuesta sin precedentes para la basura" que hacen, les da más: una versión de diez minutos de "King Kong", con introducción narrativa selvática incluida. Y definitivamente nos despedimos de The Mothers Of Invention hasta otra.

En resumen, un gran concierto de los Mothers de 1968 en estado puro, sin más. Toda la locura del grupo y toda la gran música que eran capaces de hacer en una noche inspirada ante un público entregado (para sorpresa de Zappa).

Lo que más llama la atención del disco es el magnífico trabajo de reconstrucción y limpieza que han hecho Joe Travers y John Polito para que suene lo bien que suena, teniendo en cuenta el origen de la grabación (una cinta mono grabada por no se sabe muy bien quién).

Veremos qué nuevas sorpresas nos guarda esta nueva serie...

 

© Román García Albertos
donlope@ono.com
2016-01-08