Carnegie Hall

Carnegie Hall

por Román García Albertos

Primeras impresiones

2 de diciembre de 2011

Bueno, pues ya llegó. Para las estadísticas: 42,22 € con gastos de envío incluidos (son cuatro CDs, lo que no está mal, pero ya sabemos que la calidad de sonido no debe ser muy buena, así que...), lo pedí el día 12 de octubre, me anunciaron que lo enviaban el 19 de noviembre y ha llegado hoy, 2 de diciembre. De 2011.

El empaquetado es muy sencillo: una caja de cartón duro y dentro los cuatro CDs en sendas fundas de plástico transparente, un libreto de 24 páginas y una reproducción de la entrada original del concierto, pero algo retocada.

El disco, según lo anunciado, contiene los dos pases de The Mothers Of Invention en el Carnegie Hall de Nueva York el día 11 de octubre de 1971, y además el concierto previo de The Persuasions, el grupo telonero (no sé si también hubo concierto previo de The Persuasions en el segundo pase). Todo grabado en "glorioso MONO".

El primer disco empieza con el concierto de The Persuasions y ya desde el principio está claro que el sonido no va a ser lo mejor del disco. Grabado con una de esas grabadoras que Zappa utilizaba para sus grabaciones de "antropología de campo" escondida en alguna parte (es decir, sin permiso de la sala, que probablemente le hubiera cobrado un canon por la grabación), aun así tiene la suficiente calidad como para recoger el ambiente del lugar. Y suena mejor que muchos de los discos piratas que circulan y se atesoran por ahí.

El repertorio de los Persuasions consiste sobre todo en viejas canciones doo-wop y soul cantadas a capella. Habría que imaginar a Zappa escuchándolos emocionado desde detrás del escenario y transportándose a sus años mozos.

Mientras tanto, vamos echándole un ojo al libreto. En la portada el anuncio en prensa del concierto, dentro la lista de canciones, una foto de las cajas de las cintas originales, un comentario de Ron Delsener, el promotor del concierto, un texto de Al Malkin, amigo de la infancia de Warren Cuccurullo, donde nos cuenta cómo conoció la música de Zappa y cómo no se perdían ningún concierto de Halloween en Nueva York. Aunque en realidad el del Carnegie Hall no llegaron a verlo, porque todavía eran demasiado jóvenes.

Entre Delsener y Malkin nos cuentan además que para conseguir que The Mothers Of Invention tocaran en el Carnegie Hall, un prestigioso teatro de conciertos, tuvieron que engañar al encargado asegurándole que Zappa era un músico clásico. No sé muy bien qué cara se les quedaría cuando vieran a Flo & Eddie y sus camisetas de colores haciendo el payaso sobre el escenario.

Después unas notas de Gail sobre el disco, acompañadas de una foto del grupo... pero del grupo con Bob Harris, excepto que han quitado la cabeza de Harris y han puesto la de Don Preston, que es quien toca en el disco. La pregunta que uno se hace es... ¿por qué? ¿No había fotos del grupo con Don Preston? En el CD de 200 Motels (1971) hay una muy buena, y en Just Another Band From L.A. (1972) otra.

En fin. Veamos qué cuenta Gail. Mientras tanto, ya ha acabado el concierto de The Persuasions y ha empezado el primero de The Mothers Of Invention, con "Call Any Vegetable", en una versión muy parecida a la de Just Another Band From L.A., que está grabada con el mismo grupo.

Por cierto, miro y remiro, y no encuentro los nombres de los miembros de The Persuasions por ninguna parte.

En las notas, Gail recoge una presunta declaración del propio Frank Zappa sobre el segundo disco inédito de Just Another Band From L.A., que incluiría parte de este concierto, donde explica las condiciones de la grabación. Gail cuenta que las palabras de Zappa las han encontrado en la Internet, pero que parecen auténticas.

Mientras Zappa se pregunta qué coño hacen en el Carnegie Hall durante el monólogo de "Call Any Vegetable" seguimos pasando páginas del libreto. Dos páginas con los créditos y dos nuevas fotos de la misma sesión, de nuevo con la cabeza de Bob Harris sustituida por la de Don Preston. No. No bastaba con una foto manipulada, ¡tenían que poner tres!

Un mapa de Manhattan con la ubicación de la sala, una lista de flora y fauna en peligro de extinción en Nueva York, como viene siendo habitual en los discos de conciertos de Vaulternative Records, y fotos de los músicos con sus nombres: FZ, Mark Volman & Howard Kaylan, Ian Underwood... ¡Demonios! Sale el nombre de Don Preston, pero... ¡sin foto!

Me duele la cabeza de intentar comprender esto. A ver, han utilizado tres fotos (tres) diferentes de Don Preston para sustituir la cabeza de Bob Harris en las fotos de grupo, pero... ¿no han encontrado otra para poner encima de su nombre?

No lo entiendo.

También hay fotos de Jim Pons y Aynsley Dunbar, y en la contraportada una muy graciosa de Zappa con Flo & Eddie.

Un poco desconcertado por el asunto de las fotos sigo oyendo el disco. Tras "Call Any Vegetable" vienen "Anyway The Wind Blows", "Magdalena" y "Dog Breath", igual que en el pirata Swiss Cheese/Fire!, legalizado en la serie Beat The Boots, y grabado unas semanas después de este concierto. Es decir, que las versiones son prácticamente iguales. Por ese lado no hay mucha novedad. Y el sonido tampoco es que sea mejor.

El primer pase continúa en el segundo CD. Zappa anuncia las siguientes canciones: "Peaches En Regalia", "Tears Began To Fall" y "Shove It Right In", todas en versiones similares a las ya conocidas de Fillmore East—June, 1971 (1971), You Can't Do That On Stage Anymore Vol. 6 (1992), y el ya mencionado Swiss Cheese/Fire!.

Sigo pensando en lo de las fotos y sigo sin entenderlo. Si odiaran a Don Preston tanto como para no poner su foto al final del libreto no se habrían tomado la molestia de poner su cabeza en ¡tres fotos! en las que no estaba originalmente.

Sigue "King Kong" en una enorme versión de media hora de reloj, con solos e improvisaciones de todos los colores. Luego vienen los bises de este primer pase: "200 Motels Finale" y lo que hasta ahora es la gran novedad de este disco, es decir, la fantástica versión de "Who Are The Brain Police?" que hacía este grupo y que hasta ahora permanecía inédita oficialmente (si exceptuamos la versión de 1970 incluida en el pirata redimido Disconnected Synapses).

Con el tercer disco llegamos al segundo pase de The Mothers Of Invention, que comienza con la suite del sofá, aquí llamada "Divan", y que consiste en "Once Upon A Time", "Sofa #1", ambas en versiones similares a las de You Can't Do That On Stage Anymore Vol. 1 (1988), "Magic Pig", "Stick It Out", en versión hasta ahora sólo escuchada oficialmente en Swiss Cheese/Fire!, y lo que han llamado "Divan Ends Here", que es más o menos la parte que en Playground Psychotics (1992) aparece como "Divan". En realidad la suite hasta ahora sólo la habíamos oído al completo en el mencionado Swiss Cheese/Fire!, álbum cuyo repertorio completo está incluido en éste.

Después de la historia de Dios, el Cerdo Mágico y la Chica Bajita en el sofá, volvemos al repertorio clásico del grupo en esta época: "Pound For A Brown", "Sleeping In A Jar", "Wonderful Wino", "Sharleena" y "Cruising For Burgers", con la que acaba este tercer CD. Vamos a sacar el cuarto de la funda.

Es que no lo entiendo. Por más vueltas que le dé. Si tanto interés tenían en hacer el montaje fotográfico e incrustar la cabeza de Don Preston sobre la de Bob Harris, ¡hubiera bastado con hacerlo una vez! Pero, ¿tres veces? ¿Por qué? Si no tenían fotos de este grupo en particular, pues no tenían, y ya está. Pero, ¿tres montajes? ¿Por qué?

¿Por qué?

El cuarto CD se abre con "Billy The Mountain" en todo su esplendor. Zappa les explica a los neoyorquinos que le han añadido algunas cosas a la pieza desde la otra vez que la tocaron en la ciudad, en el Fillmore, es decir, en la versión que se puede escuchar en Playground Psychotics (1992). Esta versión, que dura más de tres cuartos de hora, incluye todos los solos, que hubieran formado parte de la edición doble de Just Another Band From L.A. que hemos mencionado antes.

A estas alturas uno ya está acostumbrado a la calidad del sonido del disco, sea o no sea mono, y la verdad es que suena todo bastante bien y bastante equilibrado.

Después de "Billy The Mountain" Zappa se despide y, ante la insistencia del público, vuelve a escena para decir que por cuestiones sindicales no se puede seguir tocando. A no ser que por el tiempo extra pague a la sala otros 600 dólares, que dice estar dispuesto a poner de su bolsillo, así que sí, que hacen un bis. Los neoyorquinos enloquecen y The Mothers se despiden con una versión extendida de "Mud Shark" y ahí acaba todo.

En serio, ¿no tenían ninguna foto de Don Preston?

 

© Román García Albertos
donlope@ono.com
2012-12-02